Vecinos de Láncara piden a la Xunta que arregle el vial de Saa a Becerreá

Novas: 

El Progreso (19/03/2007)
Tardan el doble en recorrer 16 kilómetros hacia Os Ancares que hacia Sarria
Vecinos de la parroquia lancarina de Santiago de Cedrón piden que la Xunta ejecute las obras de mejora del vial que enlaza el lugar de Saa con Becerreá porque, según aseguran, para recorrer en coche los 16 kilómetros que separan esta población de la comarca de Os Ancares tardan el doble, algo más de 20 minutos, que en hacer la misma distancia en dirección a Sarria, sólo 10 minutos.
“Non deben ter cartos para rematar a estrada ata Becerreá”, comenta con ironía un vecino de la zona, que se queja también de que la iluminación en la vía sólo se haya instalado en el tramo sarriano de Corbelle y en las inmediaciones de O Morelle. Aunque los vecinos se muestran satisfechos porque, como dice uno de ellos, “polo menos amañaron un pedazo da estrada”, consideran que el tramo que sigue sin arreglar “está en mal estado, son todo curvas e non hai ningunha iluminación”.
Creen que el mayor riesgo es por las noches, para conductores que no conocen el estado del vial y se confían por cómo está el firme entre O Morelle y Saa, que cambia radicalmente, “nunha curva moi pechada”, dicen.
Aunque sus reivindicaciones van principalmente dirigidas al departamento de la Xunta que dirige María José Caride, conselleira de Política Territorial, Obras Públicas e Transportes, afirman que tanto el Concello de Sarria como el de Láncara deberían arrimar el hombro y sumarse a su petición, con la finalidad de que el Gobierno autonómico acceda, finalmente, a ejecutar una infraestructura que supondría, según dicen, un importante enlace con la A-6 hacia distintas direcciones y destinos.
“O tramo que xa se amañou aínda se rematou haberá hai dous anos. Non cremos que vaian arranxar o que queda axiña, pero deberían”, concluye uno de los vecinos de Cedrón.
La AC-535 se estrecha poco después del lugar de Saa en dirección a Becerréa iniciándose un trayecto caracterizado por las numerosas curvas. En algunas zonas las líneas de separación son poco visibles, o no hay.
Las líneas de los arcenes tampoco están definidas en algunas zonas del tramo entre Saa y Becerreá. Otro de los inconvenientes que alegan los vecinos es el malestado del firme, por los numerosos baches existentes.