Un leopardo prehistórico en los montes de Becerreá

Novas: 

Fonte:28 de noviembre de 2013 La Voz de Galicia
Una mandíbula inferior de pantera o leopardo europeo es la pieza mejor conservada del gran conjunto de fósiles del Pleistoceno descubierto accidentalmente en el 2009 en una cantera situada a unos quinientos metros del yacimiento paleolítico de la cueva de Valdavara, en el municipio de Becerreá.

Los resultados del estudio de este depósito fosilífero se darán a conocer próximamente en un trabajo que se publicará en inglés en una revista científica internacional, en cuya elaboración han participado expertos en diversas disciplinas. El hallazgo fue realizado dentro del proyecto «Ocupaciones humanas durante el Pleistoceno de la cuenca media del Miño», coordinado por la Universidade de Santiago, en el que se encuadran las excavaciones de Valdavara, así como el estudio de los yacimientos de Cova Eirós (Triacastela) y el valle de Lemos.
El fósil pertenece a la misma especie que el leopardo moderno de África y Asia (Panthera pardus), que en esa época también formaba parte de la fauna europea, y presenta un estado de conservación particularmente bueno. «Es toda una pieza de museo», comenta el arqueólogo Manuel Vaquero, codirector de las excavaciones de Valdavara, quien añade que esta es seguramente la primera vez que se registra la presencia de esta especie en el territorio gallego. «Revisamos las publicaciones sobre fósiles descubiertos en Galicia y no encontramos ninguna otra mención», explica.
Descubierto en una voladura
El depósito de fósiles, denominado Valdavara III, fue encontrado gracias a una voladura realizada en una cantera perteneciente a la empresa Campesa. La explosión destruyó casi por completo una cueva caliza cuya existencia se ignoraba hasta entonces y que contenía una gran cantidad de restos de animales prehistóricos. Advertidos por la empresa, los investigadores recogieron numerosos huesos entre los cascotes. Entre el 2010 y el 2011, además, se realizaron excavaciones en la parte más profunda de la gruta -la única que quedó en pie-, donde pudieron recuperar también un buen número de fósiles.
El resultado fue la mayor y más variada colección de fauna del Cuaternario descubierta hasta ahora en Galicia. En total se reunieron cerca de 1.420 piezas pertenecientes a diversas especies. Entre ellas hay algunas que desaparecieron hace mucho tiempo de la Península -como el mencionado leopardo, el león, la hiena, el rinoceronte y el bisonte- y otras que siguen presentes hoy en esta región geográfica, como el oso, el zorro, el lobo, el caballo, el jabalí, el corzo, el rebeco y el gamo. En el mismo depósito se encontraron además muchos restos de animales de pequeño tamaño.
Las dataciones radiométricas realizadas con la técnica OSL o de luminiscencia del cuarzo asignaron a este conjunto una antigüedad de entre 100.000 y 120.000 años. Desde que terminó la recogida de fósiles, un amplio equipo de especialistas de diversas instituciones -principalmente de la universidad Rovira i Virgili de Tarragona- ha estado estudiando el valioso material, que será de gran ayuda para reconstruir las condiciones ambientales y climáticas del noroeste ibérico en esa etapa de la prehistoria.
Anteriormente, el mayor conjunto de fósiles de Galicia era el de Cova da Valiña, en el municipio de Castroverde -hallado en 1962 y también debido a una voladura en una cantera-, que solo contiene muestras de unas pocas especies. como el lobo, el zorro, el oso y la hiena.
. La fotografía situada sobre estas líneas reproduce el tamaño real de la mandíbula fósil de leopardo hallada en el yacimiento Valdavara III (en torno a 13,6 centímetros de longitud), vista de perfil. A la izquierda, una vista superior de la misma pieza la que se aprecia el buen estado de conservación de la estructura ósea y de toda la dentición. fotos gerard campeny