Los turistas también acuden en coche a la montaña

Novas: 

Fuente: La Voz de Galicia (27/05/2012)

Hace más de 40 años que Víctor Núñez, un vecino de Becerreá ya desaparecido, fundó Talleres Los Ancares. Se dedicaba la reparación de automóviles y cogió la representación de las marcas Seat, Audi y Volkswagen. Llegó a una pequeña plantilla de cinco empleados y al cabo de una década larga vendió el negocio.

Desde el cambio de titularidad pasaron ya 30 años y los compradores fueron los actuales propietarios, el matrimonio formado por Manuel Arias López y Ester Chao Crespo, y su cuñado, Antonio Ferrero Morán.
Los tres estuvieron y siguen estando implicados y al frente del negocio durante todo este tiempo. En los últimos años también se incorporó un hijo de este último, Antonio Ferrero Arias. Junto con otros cinco empleados, ahora suman una plantilla de nueve personas, casi el doble de cuando empezaron.
Por la política de comparas y ventas de marcas de los grupos de la automoción, Talleres Ancares continúa con la representación de Seat, que compatibiliza con Citröen. Además de la venta y reparación, también tienen una sección dedicada al mercado de segunda mano, que se nutre sobre todo de los coches que recogen, y un servicio de grúa las 24 horas, con dos vehículos.
Este último durante el horario laboral lo atienden con la ayuda de los empleados, pero el resto de la jornada se encargan los miembros de la familia exclusivamente. Ester Chao afirma que es un trabajo muy sujeto, que deja poca libertad. Sin embargo, permite ampliar la clientela, incluso proporcionando ingresos de gente que está de paso.
En verano con los turistas aumenta la actividad de la grúa y del taller, pero en invierno también es frecuente que tengan que acudir a las zonas altas los fines de semana a buscar el coche averiado de algún visitante, o a rescatarlo de la nieve.
De todas formas, entre la clientela habitual la mayor actividad en el taller se debe a los trabajos habituales de mantenimiento porque, según incide Ester Chao, en los coches modernos las averías son poco frecuentes. Además, con la actual situación económica la gente se lo piensa más a la hora de reparar los coches. «Piden presupuesto previamente e incluso nos din que busquemos alternativas á hora de sustituir pezas.
De todas formas, los efectos de la crisis se notan más en la venta de coches nuevos y se agravó considerablemente este año. En lo que va transcurrido del 2012, esta empresa contabiliza un descenso del 60% con respecto al mismo período del año pasado. En el taller ya casi nadie dice «faille o que faga falta» y las salidas de la grúa también se redijeron, según constata Ester Chao.
Talleres Ancares tiene unas instalaciones de más de 1.000 metros cuadrados y están modernizadas, por lo que las necesidades de espacio están cubiertas en esta época poco propicia para ampliaciones.
Sin embargo, por exigencias de cambio de imagen de Citröen, en el plazo de dos años tendrán que realizar unos trabajos que requerirán un gasto de dinero, motivo por el que los propietarios se lo están pensando con calma.
La familia tiene distribuidas las funciones en la empresa. Manuel Arias es el jefe del taller; Antonio Ferrero Morán lleva la asistencia en carretera; Ester tiene a su cargo el área de ventas y trabaja algo en la de administración, y su sobrino, la de calidad y algo de ventas.
Antonio Ferrero Morán, Manuel Arias López y María Ester Chao Crespo.
La astilla
Antonio Ferrero Arias.
Ferrero Morán tiene 62 años; Manuel, 55; Ester, 55 y Ferrero Arias, 30.
Profesión
Empresarios del sector del automóvil.